Logo

Libertad ¿Para Pecar?

Por: Roberto Celaya

Paco y Pancho son dos amigos. Viven cerca uno del otro y van a la misma escuela. Paco pertenece a la iglesia de Dios y aunque Pancho no profesa su fe, ambos, Paco y Pancho, se respetan lo que enriquece su relación.

-Pancho, buen día, ¿hiciste la tarea de Ciencias Sociales?
-Sí, Paco, el tema que yo escogí fue el de la corrupción y me acordé mucho de ti.
-¿Qué pasó, mi amigo? ¿cómo es eso?
-Ja, ja, ja, no te preocupes, Paco, no por el tema en sí, sino porque me vino una duda sobre la creencia cristiana.
-¿Ah, sí? ¿cuál?

-Tú una vez me dijiste que hay gente que acepta a Jesús, pero luego vive como si no lo conociera, y pues relacionado con la corrupción, cuya definición según investigué para mi tarea es "depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar", quise preguntarte sobre eso, pues me parece más que incongruente.
-Sí, Pancho, mira, no es cuestión de generalizar y en mi iglesia también hay casos, que una vez aceptado a Jesús, comienzan con argumentos humanos como "Dios sabe mi necesidad" para trabajar en día de descanso o "Dios sabe mis penurias" para comer de todo, en fin. Como Dios es misericordioso y todo amor, argumentan ellos, los entenderá, así que no hay problema en que voluntaria y conscientemente violen mandamientos, preceptos o doctrinas.
 -Pero si tienen razón en eso de que Dios es misericordioso y todo amor, ¿qué no?
-Así es, Pancho, pero lo es en el sentido que menciona 2 Pedro 3:9 "…es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento". ¿Te fijas? Dios quiere que todos procedan al arrepentimiento, es decir, que cambien su forma de ser.
-Ya veo.
-Dos historias referidas a Jesús nos confirman ese mismo pensamiento. En Juan 5:1-18 Jesús sana un paralítico, "después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor". (v.14). La otra historia está en Juan 8:1-11, la de la adúltera que quieren apedrear y Jesús perdona, "enderezándose Jesús, y no viendo a nadie [de los que querían apedrear a la mujer] sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?  Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más" (v. 10-11). ¿Te fijas? En ambos casos Jesús perdona pero de igual forma aclara "no peques más".
-Pues sí, sino que chiste, ¿verdad?
-¿Te imaginas, Pancho, si siguiéramos el razonamiento de esos que usan la libertad para pecar, en vez de lo que dijo Jesús hubiera dicho al paralítico curado "mira, yo sé que tú eres pecador, no hay problema, sigue pecando, te entiendo" o a la mujer adúltera le hubiera dicho "entiendo tu situación, se lo que hay en tu corazón, así que no hay problema, vuelve a tú pecado", como que no, ¿verdad?
-Pues no, hasta incongruente suena.
-Pues así suenan los que pecando dicen: "Dios me entiende, sabe mis necesidades y carencias, así que no le cumplo pero Él me perdonará".
-Pero entonces, ¿uno ya no puede pecar al convertirse?
-¡Claro que sí, amigo! Uno sigue siendo imperfecto, 1 Juan 1:9 nos dice que "si confesamos nuestros pecados, Dios nos perdonará. Él es fiel y justo para limpiarnos de toda maldad", ¿te fijas? Confesar un pecado implica reconocerlo, los otros de los que estamos hablando, razonan de tal forma que ya no ven mal en lo que hacen.
-Así es.
-Una cosas es caer, pedir perdón y volverse a levantar; otra muy distinta razonar como lo hemos comentado y finalmente terminar por no ver mal lo que uno hace ya que "Dios conoce nuestras necesidades y por lo tanto Él entenderá". Esos que piensan así han pasado de aquel tiempo en que no conocía el pecado a, una vez rescatados, no valorar la gracia.
-¿Y qué tan malo será eso, digo, para alguien ya bautizado?
-Hechos 10:26-27 nos dice que "si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,  sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios".
-No pues está difícil argumentar en contra de eso y decirle a lo malo bueno.
-Así es Pancho, por eso como dice Filipenses 2:12-16 hay que "[ocuparnos de nuestra] salvación con temor y temblor", teniendo mucho cuidado en nuestros pensamientos, los cuales pueden desviarnos, ya que como dice Proverbios 14:12 "hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte", y esto por una sencilla razón. Romano 8:5-8 nos aclara que "los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se  sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios". Así que en vez de andar buscando la manera de sacarle la vuelta a lo que Dios espera de nosotros, como dice Romanos 12:2 "no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto".
-Me queda claro, Paco.
-Bueno, ya vámonos que ya tocó el timbre.
-Vámonos.

| Imprimir | Correo electrónico

Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here

Abre tu corazón a Dios...

Acepta sus mandamientos y su AMOR.

Iglesia de Dios, Apostólica del 7° Día A.R.
Copyright © 2014 IDA