Demo

Lección para el Sábado 16 de Julio del 2022 (Citas)

Cielos

Lectura Bíblica: Isaías 66:1-24

X

Isaías 66:1-24

1Jehová dijo así: El cielo es mi solio, y la tierra estrado de mis pies: ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde este lugar de mi reposo?
2Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová: mas a aquél miraré que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.
3El que sacrifica buey, como si matase un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que ofrece presente, como si ofreciese sangre de puerco; el que ofrece perfume, como si bendijese a un ídolo. Y pues escogieron sus caminos, y su alma amó sus abominaciones.
4También yo escogeré sus escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron; porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron; antes hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que a mí desagrada.
5Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos los que os aborrecen, y os niegan por causa de mi nombre, dijeron: Glorifíquese Jehová. Mas él se mostrará con alegría vuestra, y ellos serán confundidos.
6Voz de alboroto de la ciudad, voz del templo, voz de Jehová que da el pago a sus enemigos.
7Antes que estuviese de parto, parió; antes que le viniesen dolores parió hijo.
8¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio cosa tal? ¿parirá la tierra en un día? ¿nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, parió sus hijos.
9¿Yo que hago parir, no pariré? dijo Jehová. ¿Yo que hago engendrar, seré detenido? dice el Dios tuyo.
10Alegraos con Jerusalem, y gozaos con ella, todos los que la amáis: llenaos con ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella:
11Para que maméis y os saciéis de los pechos de sus consolaciones; para que ordeñéis, y os deleitéis con el resplandor de su gloria.
12Porque así dice Jehová: He aquí que yo extiendo sobre ella paz como un río, y la gloria de las gentes como un arroyo que sale de madre; y mamaréis, y sobre el lado seréis traídos, y sobre las rodillas seréis regalados.
13Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalem tomaréis consuelo.
14Y veréis, y alegrarase vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba: y la mano de Jehová para con sus siervos será conocida, y se airará contra sus enemigos.
15Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para tornar su ira en furor, y su reprensión en llama de fuego.
16Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a toda carne: y los muertos de Jehová serán multiplicados.
17Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de puerco, y abominación, y ratón; juntamente serán talados, dice Jehová.
18Porque yo entiendo sus obras y sus pensamientos: tiempo vendrá para juntar todas las gentes y lenguas; y vendrán, y verán mi gloria.
19Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las gentes, a Tarsis, a Pul y Lud, que disparan arco, a Tubal y a Javán, a las islas apartadas que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria entre las gentes.
20Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por presente a Jehová, en caballos, en carros, en literas, y en mulos, y en camellos, a mi santo monte de Jerusalem, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen el presente en vasos limpios a la casa de Jehová.
21Y tomaré también de ellos para sacerdotes y Levitas, dice Jehová.
22Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra, que yo hago, permanecen delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra simiente y vuestro nombre.
23Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová.
24Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí: porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará; y serán abominables a toda carne.

Texto Aureo: Génesis 14:19

X

Génesis 14:19

19Y bendíjole, y dijo: Bendito sea Abram del Dios alto, poseedor de los cielos y de la tierra;

1. ¿Cómo llamó Dios al firmamento? Génesis 1:6-8

X

1. ¿Cómo llamó Dios al firmamento? Génesis 1:6-8

6Y dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
7E hizo Dios la expansión, y apartó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión: y fue así.
8Y llamó Dios a la expansión Cielos: y fue la tarde y la mañana el día segundo.

2. Durante el tiempo de Noé, específicamente al comienzo del diluvio, ¿qué dos lugares abastecieron agua? Génesis 7:11, Génesis 8:2

X

2. Durante el tiempo de Noé, específicamente al comienzo del diluvio, ¿qué dos lugares abastecieron agua? Génesis 7:11

11El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo a diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas;

X

2. Durante el tiempo de Noé, específicamente al comienzo del diluvio, ¿qué dos lugares abastecieron agua? Génesis 8:2

2Y se cerraron las fuentes del abismo, y las cataratas de los cielos; y la lluvia de los cielos fue detenida.

3. ¿Dónde dijo Salomón que moraba Dios? 1 Reyes 8:23-30

X

3. ¿Dónde dijo Salomón que moraba Dios? 1 Reyes 8:23-30

23Dijo: Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú, ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos, los que andan delante de ti de todo su corazón;
24Que has guardado a tu siervo David mi padre lo que le dijiste: dijístelo con tu boca, y con tu mano lo has cumplido, como aparece este día.
25Ahora pues, Jehová Dios de Israel, cumple a tu siervo David mi padre lo que le prometiste, diciendo: No faltará varón de ti delante de mí, que se siente en el trono de Israel, con tal que tus hijos guarden su camino, que anden delante de mí como tú has delante de mí andado.
26Ahora pues, oh Dios de Israel, verifíquese tu palabra que dijiste a tu siervo David mi padre.
27Empero ¿es verdad que Dios haya de morar sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener: ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?
28Con todo, tú atenderás a la oración de tu siervo, y a su plegaria, oh Jehová Dios mío, oyendo propicio el clamor y oración que tu siervo hace hoy delante de ti:
29Que estén tus ojos abiertos de noche y de día sobre esta casa, sobre este lugar del cual has dicho: Mi nombre estará allí; y que oigas la oración que tu siervo hará en este lugar.
30Oye pues la oración de tu siervo, y de tu pueblo Israel; cuando oraren en este lugar, también tú lo oirás en el lugar de tu habitación, desde los cielos: que oigas y perdones.

4. ¿Cómo comienza la oración de Jesús? Mateo 6:9, Lucas 11:1-2

X

4. ¿Cómo comienza la oración de Jesús? Mateo 6:9

9Vosotros pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

X

4. ¿Cómo comienza la oración de Jesús? Lucas 11:1-2

1Y aconteció que estando Él orando en un lugar, como acabó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.
2Y les dijo: Cuando orareis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos; sea tu nombre santificado. Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

5. ¿A dónde fue Jesús cuando dejó esta tierra? Hechos 1:10-11

X

5. ¿A dónde fue Jesús cuando dejó esta tierra? Hechos 1:10-11

10Y estando con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que Él iba, he aquí dos varones se pusieron junto a ellos en vestidos blancos;
11Los cuales también les dijeron: Varones Galileos, ¿qué estáis mirando al cielo? este mismo Jesús que ha sido tomado desde vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

NOTA: Es importante entender que Su retorno al Padre era necesario (Juan 14:2-3), pero debemos entender que Él ha de venir de la misma manera “a la tierra” para que podamos reinar con Él “sobre la tierra” (Revelación 5:9-10).

6. ¿Qué dice el apóstol Pablo acerca del cielo en su visión? 2 Corintios 12:1-4

X

6. ¿Qué dice el apóstol Pablo acerca del cielo en su visión? 2 Corintios 12:1-4

1Cierto no me es conveniente gloriarme; mas vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor.
2Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé: Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.
3Y conozco tal hombre, (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé: Dios lo sabe,)
4Que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras secretas que el hombre no puede decir.

NOTA: Primer cielo, nubes; Segundo, estrellas; Tercero, el lugar de morada de Dios.

7. ¿Dónde estaba Lucifer cuando cayó? Isaías 14:12-14

X

7. ¿Dónde estaba Lucifer cuando cayó? Isaías 14:12-14

12¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las gentes.
13Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del aquilón;
14Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

8. ¿Con qué es asociado el reino? Mateo 19:23, Mateo 20:1

X

8. ¿Con qué es asociado el reino? Mateo 19:23

23Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos.

X

8. ¿Con qué es asociado el reino? Mateo 20:1

1Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a ajustar obreros para su viña.

9. ¿Quién es el único hombre que ascendió al cielo? Juan 3:13

X

9. ¿Quién es el único hombre que ascendió al cielo? Juan 3:13

13Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo.

10. ¿Qué pasará con el cielo? Isaías 34:4, Revelación 6:12-14

X

10. ¿Qué pasará con el cielo? Isaías 34:4

4Y todo el ejército de los cielos se corromperá, y plegarse han los cielos como un libro: y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.

X

10. ¿Qué pasará con el cielo? Revelación 6:12-14

12Y miré cuando Él abrió el sexto sello, y he aquí fue hecho un gran terremoto; y el sol se puso negro como un saco de cilicio, y la luna se puso toda como sangre;
13Y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera echa sus higos cuando es movida de gran viento.
14Y el cielo se apartó como un libro que es envuelto; y todo monte y las islas fueron movidas de sus lugares.

Imprimir Correo electrónico

Claim betting bonus with GBETTING